Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/vito/domains/rincondevito.com/public_html/wp-content/themes/rincondevito/header.php on line 3
El Rincón de Vito

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/vito/domains/rincondevito.com/public_html/wp-content/themes/rincondevito/sidebar.php on line 3

Nuestro país con forma de calcetín recién sacado de la centrífuga tiene el impuesto al libro más alto del mundo mundial: ¡¡¡19%!!!, y a quienes frecuentamos librerías nos duele el bolsillo cuando un libro nos dice “¡cómprame! ¡cómprame!”, considerando que los (pocos) países que cuentan con el dichoso IVA al libro no superan el 7%. Por eso hace mucho tiempo distintos sectores están pataleando para que este impuesto sea reducido o eliminado, para no castigar a los lectores frecuentes y para incentivar la lectura…

Un momento… ¿incentivar la lectura? Ahí es donde discrepo.

Estoy convencido que la eliminación de ese impuesto no solucionará ni un poquito el pobre índice de lectura que existe en nuestro país. Es cosa de jugar con la imaginación: la librería de un barrio hace una oferta de 19% de descuento en todos los libros, ¿eso motivaría a los habitantes de ese barrio a leer cuando no tienen el hábito? Sinceramente lo dudo.

Si se busca incentivar la lectura, hay muchas otras maneras para conseguirlo, y todo parte desde la época escolar. El grave error que cometen la mayoría de las escuelas es obligar a los pequeñines a leer libros aburridísimos, generando a la larga un efecto “¡no quiero leer más!” y mandando a la cresta todos los libros. Por ejemplo, mi sobrina es una devoradora de libros, tiene definida a sus autores favoritos y muchas ganas de leer ciertos libros, pero tiene que interrumpir su lista por otra que le exigen leer en su colegio. Con ese panorama, no me extrañaría (y lamentaría) que ella terminase aburriéndose de los libros.

El problema del poco interés por los libros en Chile no se debe atacar eliminando ese 19%, sino que MO-TI-VAN-DO a leer. Por ejemplo organizando clubes de lectura en donde los propios niños escojan qué quieren leer, o cambiando esos libros tan aburridos por otros que capten el verdadero interés (por ejemplo el gran Papelucho o incluso Harry Potter). Pero la eliminación del IVA no servirá para otra cosa que no sea aliviarnos el bolsillo a quienes frecuentamos librerías…

Mmm… me gustó la idea.


¿Me creerías si te digo que nuevamente tengo problemas por el pésimo servicio por el que Movistar se caracteriza? Por algo la multinacional fue escogida por los clientes en España como la peor empresa del año. ¿Y por qué sigo en Movistar si tiene un servicio tan malo? Porque toda mi familia tiene Movistar. Pero apenas entre en vigencia la portabilidad numérica, voy a ser parte de toda la gente que está esperando ser dueño de su número para dejar atrás la gran M.

LA CAUSA:

Un día cualquiera apareció un comercial en TV que mostraba las cualidades de mi celular, que permite transformarlo en un punto Wi-Fi y compartir la conexión con el PC. La publicidad es la siguiente:

Yo, como buen consumidor, tomé mi celular e hice la prueba. ¡Funcionó! Activando la opción en mi celular, pude permitir que un notebook se conectara a internet por medio de Wi-Fi con mi celular. Luego de probar, dejé todo como estaba y no lo he vuelto a hacer. Repito: NO LO HE VUELTO A HACER (¿por qué insisto? ya lo verás). Días después llamé a Movistar y me explicaron que no tenía permitido compartir mi conexión con un PC, pero ¿por qué no advierten eso antes? Si no hubiera llamado a Movistar, nunca me hubiera enterado que eso no estaba permitido. Y por cierto, ¿por qué Movistar no permite hacer tethering cuando en las otras compañías SI lo permiten?

EL PROBLEMA:

Desde ese momento, cada vez que me conectaba a internet desde mi celular a ver cualquier sitio, me descontaba $1.990 de mi saldo pese a que yo tengo contratado un plan de $5.990 por navegación ilimitada. Según me indicaron anteriormente, ese descuento corresponde a descarga de música, juegos, etc., cosa que NO he hecho (como dije, solamente basta con conectarme a un sitio Wap para que me genere ese descuento indebido). Descarté de plano que el problema era mi celular ya que probé mi chip en otro teléfono móvil y tuve el mismo problema.

LAS INFERNALES LLAMADAS:

Durante varios días llamé a Movistar para pedir que solucionaran mi problema y en cada llamada me decían lo mismo: que el problema estaría solucionado en X horas. Con mi paciencia de oro y con la mayor educación posible me aventuré a llamar haciendo caso a lo que dicen al inicio de la conversación: “esta llamada podría ser grabada”. Y como soy muy obediente, grabé la llamada.

Las siguientes llamadas corresponden al mismo día, una tras otra. Lo único que edité de los audios fue quitar mis datos personales y recortar las eternas esperas que suelen imponer los telefonistas de Movistar.

Llamada 1: La telefonista con alzheimer

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

En mi primer intento expliqué mi problema con detalles y me transfieren con una segunda ejecutiva que, en primera instancia, no entendió mi problema. Lo más interesante viene en el minuto 5:30, en donde yo hago la prueba frente a la telefonista quien me confirma en el momento que mi saldo era $20.918 y luego de hacer la prueba (en donde se me descontó $1.900), ella miente descaradamente diciendo que desde un principio yo contaba con $18.918. Como no hubo caso con esa telefonista, corté la llamada para hablar con otra persona.

Llamada 2: Más perdida que el Teniente Bello

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

En mi segundo intento, la telefonista pensó que mi problema es que el detalle de mi facturación era incorrecta, así que me dio una charla eterna sobre mi cuenta. Luego expliqué (nuevamente) el problema y, cuando terminé de hablar, ¡la llamada se corta!

Llamada 3: “Usted está descargando”

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Cuando llamo por tercera vez, el telefonista me insiste con desconfianza que yo estoy efectivamente descargando cachureos a mi celular y estoy conectandolo a un PC. Después de insistirle con que esto era falso y por fin lograr que se convenciera, me deriva a otra area y… ¡pum! la llamada se corta (¿o me cortaron?).

Llamada 4: Usted es un mentiroso

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Con esta llamada me comenzaron a salir canas verdes. La operadora insistía e insistía que lo que yo estaba haciendo era descargar cosas porque eso le indicaba el sistema. Le expliqué en todos los idiomas posibles que eso no era cierto y ella no daba su brazo a torcer: ella juraba que su información en pantalla tenía razón y yo era un mentiroso. Como no hubo solución de su parte, le corté la llamada para intentarlo nuevamente.

Llamada 5: Sonámbulo con lengua biónica

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

En mi quinto intento me tocó un telefonista terrible: primero que todo, mientras le intentaba explicar mi problema, él hacía ruidos como los balbuceos que hace una persona mientras duerme. Cuando terminé de explicarle en parte mi problema, prácticamente no me dejó hablar y él se tomó la libertad de darme una larga charla relatándome lo que sus compañeros habían escrito sobre mis reclamos (mentiras, en su mayoría). Cuando intentaba desmentir algún punto (como que yo usualmente usaba mi celular como modem), me interrumpía para seguir sermoneándome. Al final me dijo que ese tipo de reclamos podrían tomar 1 ó 2 semanas (pese a que distintos telefonistas me dijeron 12, 24 ó 48 horas) y, luego de silbarme en el oído y tararear algunos hits mientras escribía nosequé en su computador, me remató con un “tenga paciencia”. ¡Já!

Si tuviste la paciencia para escuchar todos los audios, puedes darte cuenta que el servicio al cliente de Movistar es malísimo. Si su slogan es “Tú nos inspiras”, entonces creo que somos una PÉSIMA inspiración.

Actualizado (16/03/2011)

Hoy, un día después de publicar este artículo, me ha llamado una ejecutiva de Movistar (¡¡¡UNA CHILENA!!!) indicandome que el problema ya está solucionado. He hecho la prueba y por fin todo ha vuelto a la normalidad. Pero que todo este relato quede de manifiesto para demostrar que Movistar tiene un muy mal servicio al cliente.


Desde que me tropecé por primera vez con un computador, el único sistema operativo que he conocido es Microsoft es-lo-que-hay Windows. Una vez intenté lanzarme a usar Linux pero me sentí igual de mareado como si pisara uno de los satélites de Júpiter luego de haberme subido al Tagadá tomando tequila en Chihuahua. ¿Y Mac? Apenas lo he visto de lejos, pero afortunadamente aún no caigo en las garras de Steve Jobs.

En una de mis ocurrencias ociosas, se me ocurrió plantearme un desafío: instalar Ubuntu 10 en mi PC y tratar de hacer mi vida normal allí, tanto con mis trabajos como usarlo para el ocio. Si hay gente que pasa desde Windows a Mac OS sin asco, ¿cómo yo no voy a poder usar este otro sistema operativo? Así que tomé aire, apagué Windows 7 por última vez y comencé con la instalación de Ubuntu 10.10.

Me considero un total ignorante en lo que se refiere a Linux (hasta hace poco, no tenía idea qué era un repositorio), pero bastó con recorrer un poco el nuevo entorno para engancharme completamente. Luego de ajustar los efectos visuales (como las ventanas gelatinosas o el famoso cubo), llegué a lo que me conquistó: el Centro de Software de Ubuntu. Yo le hacía el quite a Linux porque el proceso de instalación era complicado para alguien como yo que estaba acostumbrado a hacer doble click y “siguiente, siguiente, siguiente…”, pero en este lugar basta con escribir el nombre o tipo del programa que quiero y Ubuntu se encarga de hacer toda la pega. Como diría Federico Sánchez en City Tour, ¡que maraviiiiiiiilla!.

Ubuntu es configurable hasta por debajo de la lengua, además de ser mucho más rápido que Windows (cuando he tenido que volver a Windows por un momento, siento como si manejara un tanque a pedales). Me queda muchísimo por explorar y programas por instalar (por ejemplo algún programa que reemplace mi querido PSPad), pero hasta ahora Ubuntu me ha caído bien y creo que podríamos llegar a ser grandes amigos.


Este pobre gato no da crédito a sus oídos al escuchar la peor orquesta del mundo.


Este año Chile ha sufrido mucho. Sufrimos por un terremoto, un tsunami, los mineros atrapados y Arjona en el Festival de Viña. Pero además de eso, nuestro país ha tenido que sufrir varias tragedias visuales de las que varios aún no nos hemos recuperado: cambios nefastos de logos que, lejos de causar gusto al consumidor, dejan la sensación que es más sabroso chupar un clavo.

Yo no soy un experto diseñador gráfico como para hacerle un análisis técnico a cada cambio, pero me puedo basar en mi opinión de simple consumidor que aprecia un cambio de imagen anunciado con bombos y platillos. Echémosle un ojo a cada uno:

Canal 13: El antiguo logo que reflejaba alegría y buen ánimo por su línea superior, cambió rotundamente cuando la movieron hacia abajo, simulando una carita triste.

Entel: ¿Me creerías si te digo que el cambio de este logo tuvo un costo de 8 millones de dólares? Yo por una simple y pobre e) le hubiera cobrado más barato a esta empresa de telecomunicaciones. ¿Quién habrá sido el brillante al que se le ocurrió semejante cambio?

Gobierno de Chile: Con la llegada de Piñera a la Casa de la Moneda, llegó su primer error mediático: ese logo que recibió un “tusunami” de críticas, especialmente porque los colores de la palabra “Chile” no tienen ninguna relación con nuestra patria. Lo primero que dijeron en el Gobierno fue “este es un logo temporal, lo vamos a cambiar”… ¿y?

Mega: La estación televisiva cambia su logo verde por uno que, según ellos, es “más moderno” (siendo que parece un logo kitsch). Simplemente parece una broma.

Meganoticias: El noticiero de Mega también sufrió la maldad de aquel diseñador, perdiendo la prácticamente nula seriedad con la que contaba. El nuevo logo parece una mezcla de envase de una barra de chocolates con letrero de micro. Impresentable.

¿Quién le habrá dicho a esta gente que es buena idea crear logos peores que el actual? Seguramente esperan a que nos acostumbremos al cambio con el paso del tiempo, pero si quieren crear una buena impresión con un lavado de cara e invertir una millonada, lo más lógico es que su nuevo logo nos cause una agradable primera impresión.

¿Y tú, qué opinas de estos logos? (especialmente los amigos extranjeros).



Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/vito/domains/rincondevito.com/public_html/wp-content/themes/rincondevito/footer.php on line 3